expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

martes, 8 de octubre de 2013

Smartphones e Internet

Los que me conocéis ya sabréis mi opinión al respecto. Yo no tengo Smartphone y puedo vivir con ello. Pero la Muerte de Tuenti ( Nadie se conecta ya) me hace difícil chatear con la gente. Facebook no tiene todavía gran popularidad aquí en España, pero sí en el extranjero. Y al final sí, me hice What's App, ya que casi todo el mundo lo utiliza. La presión de grupo me pudo. Pero a pesar de esto, odio ver a gente ( que en teoría son amigos o conocidos) sentados en un bar, en un pub, donde sea y en lugar de hablar con el de al lado, esta poniendo "JAJAJAJAJA" con una cara de seriedad digna de Snape.¡ Habla con el de al lado!¿Qué va a pasar en el futuro?¿2060 con ancianos wasapeando y haciéndose fotos hipsters para subirlas a Instagram? No lo sé.
Luego está la gente a la qué hablas y pasa de tí olímpicamente, pues está mirando el móvil. Pero bueno, ver a gente con el móvil en clase es ya cosa normal y lo que hace la mayoría. Y los profesores lo saben, pero no quieren pringarse quitando móviles en el instituto y aguantando luego quejas de padres. Es más sencillo dejarlo estar. La gente malgasta mucho tiempo con smartphones e Internet ( Yo también pierdo el tiempo en Internet en ocasiones, no voy a ser hipócrita) A mí me pusieron Internet en casa hace 3 semanas. True story. Y no me he vuelto un adicto a Internet, que babea delante de la pantalla como mis padres decían. Nada es bueno en exceso, y el internet no se escapa de esta regla. Los beneficios ya los conocéis. Los inconvenientes también, pero ¿ qué pasaría si el Internet no hubiese sido creado?¿ Seríamos más sociales?¿Haríamos más cosas de provecho? Yo creo que sí. Seguro que mientras escribo esto hay gente en el mundo buscando la "mierdecita sonriente" en What's App o pulsando me gusta en Facebook solo por educación y quedar bien, que no cuesta nada. Seguro que es más interesante jugar al Candy Crush que leer un libro. La cuestión está en que al final todos acabamos doblando el cuello para abajo. Vivamos más y hablemos cara a cara. La vida real está ahí afuera. Por cierto ... deja el móvil y vamos a tomar unas cañas al Mc'Laren's.


Instagram

5 comentarios:

  1. ¡¡Muy buena (y acertada) reflexión Diego!!
    No fue hasta el mes pasado que me hice WhatsApp, y me reía mucho cuando la gente decía eso de 'no puedo vivir sin mi móvil'. No me he vuelto adicta, pero sí es verdad que ahora en lugar de pasarme leyendo 50 minutos un libro, me paso 40.
    Y pese a que ahora el móvil es algo imprescindible, a mí me entran ganas de tirar el móvil cuando salgo con mis amigos. Y no veo la necesidad de twittearlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso ayer, saliendo con una amiga , hubo momentos en los que en vez de darme conversación, estaba con el móvil. No había leído el blog. Me dieron ganas de cogerle el móvil y reventarlo contra la pared. Más si estamos cenando en un restaurante uno enfrente del otro. Por cierto, Me pasas tu WA?

      Eliminar
    2. Diego, Diego. Como sé que estás empezando y que te gusta mucho leer te he 'nominado' a una encuesta. ¿Te animas a contestarla?
      http://lagargolaquelee.blogspot.com.es/2013/10/liebster-blog-awards.html

      Eliminar
  2. Hola Diego. Tu reflexion me parece muy interesante, a la vez que cierta. Me da pena q la sociedad se haya convertido en esto, pero como en todo hay excepciones a la regla, puede que incluso más de las que imaginas.
    Tú mismo o yo somos un ejemplo de ello, pero hay más. No se donde pero las hay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que mis padres ya me ofrecieron smartphone y me he negado, Marta. No hay mucha gente que haga eso ...

      Eliminar