expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

viernes, 30 de junio de 2017

¿La Vigalonada definitiva?


Se estrena este finde Colossal, la última película de Nacho Vigalondo, quien comenzó ya hace 10 años con la original película de viajes en el tiempo "Los Cronocrímenes". Director que no te puede dejar indiferente, en su última película, nos trae su trabajo más pulido hasta la fecha, el más entretenido, y sin duda el más mordaz, con algunos momentos con muy mala leche.
Y es que se nota que es de Vigalondo, para lo bueno y para lo malo. Lo bueno, porque la historia del personaje de Anne Hathaway, alcohólica que vuelve a su pueblo, es sin duda original, así como el homenaje de la película al cine de kaijus, así como algunos diálogos muy ácidos y esperpénticos en el buen sentido.
 Lo malo, es que en el tramo central, la conexión con el monstruo, pasa a ser un McGuffin en segundo plano, y es cuando la película pierde fuelle, llegando a recordar a cualquier comedia romántica convencional. (Al menos mejora mucho la para mí decepcionante y aburrida Extraterrestre, donde directamente el McGuffin era una excusa para situar a los personajes dentro de la pelicula). 

Y es que también a veces da la sensación de que la película está algo alargada, como ya dije, en el tramo medio. Que funciona por momentos a raíz de la original y absurda idea de Vigalondo, pero que más allá de ahí... no hay nada más que sorprenda. Partiendo de ahí, es bastante previsible en su desarrollo (hasta quizás el final, cachondo y divertido). No es la película definitiva de Nacho, pese a que sí es la más satisfactoria y la mejor rodada. 
Por otra parte destacar, la genial actuación de Anne Hathaway, con su personaje de Gloria, una alcohólica, que no sabe qué hacer con su vida, y la construcción de los dos personajes masculinos principales, que tienen algunos momentos relamentes divertidos en los que se comportan unos imbéciles (puede que algo caricaturescos en esos momentos, pero da igual)

Resultado de imagen de colossal


Si no te gustaron las películas anteriores de Vigalondo, abstente, se lo pone fácil a sus detractores, pero sin más, si quieres ver una película diferente y distinta, merece la pena, por ver a Anne Hathaway en este registro diferente y para quitarnos el mal sabor de boca de Open Windows. Quién sabe si su próxima película sea LA película...


6/10

Instagram

sábado, 6 de mayo de 2017

Las distopías clásicas

Este año se me pasó, por pereza o qué se yo, hacer una lista de los mejores libros que leí el año pasado, pero sin embargo, ahora que tengo tiempo libre, me gustaría recomendar, lo que llaman, las distopías clásicas del S.XX. (Aunque he de confesar que empecé a leer distopía con Los Juegos del Hambre, pa qué engañarse)

Fahrenheit 451 de Ray Bradbury (1953)


Sin duda, de las 3, la que menos me convenció, pues a pesar de tener una premisa muy interesante, y no tan descabellada, (un futuro donde leer está prohibido, y es grave delito tener libros. El protagonista es un Bombero, que se dedica a quemar libros, y empieza a replantearse las cosas.
El estilo de Bradbury es sobrio, la presentación de las ideas está genial, pero yo me quedé con las ganas de una trama mucho más interesante a partir de esta premisa, más simple que las otras 2 distopías. El cambio de Montag, al conocer a Clarisse, al ver algo distinto, distinto de todo el resto, no exactamente una historia de amor, es sin duda de lo más destacado, además de ver la deconstrucción de la persona y no dar por sentado todo lo que lo rodea
Hay una adaptación al cine no muy conocida del año 66, de François Truffaut.

Un Mundo Feliz, de Aldous Huxley (1932)


En esta novela, las la sociedad está completamente controlada y sometida, pero la complejidad de la sociedad, dividida en clases genéticas desde el nacimiento, creando castas (Alfa, Betas, etc...)
Básicamente, jugando a ser dioses, y dónde nuestro protagonista, de la élite, no se siente cómodo con todo. El control de la sociedad es mediante el placer, desde pequeños, a la gente se la bombardea con mensajes en contra de sentimientos profundos. No hay familia, no hay relaciones largas, todos se acuestan con todos, sin tabúes, y cuando alguien no se siente "feliz", se le administra el "soma", la droga que tranquiliza. Y los que tienen hijos al estilo tradicional, viven apartados, en una especie de parque natural.
Es mucho más compleja que Fahrenheit, la evolución del protagonista es mucho más interesante, y el final ácido y con mal sabor de boca es a la vez triste y divertido.

1984, de George Orwell


Esta novela es La Distopía. El control absoluto, el Gran Hermano (Sí, el nombre de ese reality de mierda que todos conocemos hace referencia a esto) que todo lo ve, y todo lo controla. Es una novela dura, cruda, desgradable y que te deja un sabor de boca horrible al acabarla. Y eso es lo que la hace especial. 
Aquí tenemos un protagonista que también quiere cambiar las cosas, que se enamora, una historia de amor irracional, pero preciosa, donde el amor está repudiado, y el sexo se ve como algo desagradable que sólo se debe usar para procrear. Se utiliza una guerra ficticia, para exacerbar el patriotismo y el odio a un enemigo común y si alguien se sale de lo establecido, se le hace desaparecer sistemáticamente.
No hay arte, no hay libertad, no hay diverisión, aquí la sociedad está sometida por el control, no por el placer, una dictadura policial pura y dura, en la que esperamos no despertarnos algún día. Imprescindible





Instagram

jueves, 6 de abril de 2017

Animación

Mil años sin escribir, y en fin, en época de exámenes finales me ha apetecido hablar un poco de uno de los estudios de animación más importantes a nivel mundial, de su importante declive, y de su (a mi parecer) lamentable mercantilización, aunque no sea la única (Ejem, Illumination, ejem, Película de los Minions) y de cómo ha llegado a un ritmo de estrenar mínimo de 2 películas al año.
Podemos observar, que este ritmo ha afectado a la calidad de las películas, sin ir más lejos, podemos tomar las últimas, muy olvidable y poco originales Trolls y Kung Fu Panda 3. Pelis facilonas, que no intentan ir más allá, que parecen estar estrenadas en muchas salas, para ello, para cumplir y poco más (no es nada que no ocurra en el resto de géneros del cine, pero soy fan del cine de animación y esto se ha notado). Lejos quedan los tiempos iniciales con películas que no intentaban destrozar la taquilla, pero que tenían más espíritu, y por lo general eran mucho mejores películas.

Resultado de imagen de shrek gif


Hablo de Antz, Hablo de El Príncipe de Egipto, hablo de (que me lapiden, esta peli me encanta) La Ruta hacia el Dorado y hablo de las 2 primeras películas de Shrek. Desde entonces, Dreamworks no ha hecho ninguna película, que pudiese llegarle a Pixar, o que simplemente fuera memorable.
Pero llega 2010, y cuando uno ya no espera nada interesante, sacan esa joyita llamada Como Entrenar a Tu Dragón, que tampoco llega al nivel de Pixar, pero que aun así era lo mejor del estudio en años. Parecía que podía ser un síntoma de mejoría entre tanta secuela olvidable y productos directamente que daban risa (Shrek 3 y 4, Madagascar 2 y 3, Los Croods, Bee Movie (aunque los memes de esta molen), o Turbo (¡UN CARACOL DE CARRERAS, QUÉ ORIGINAL DIOS!)
Parecían que podían salir del declive al igual que hizo ese mismo año Disney Animation, quienes dejaron atras una década horrorosa (pero eso es otra historia) y se rehicieron con Enredados, subiendo mucho el nivel, hasta las últimas genialidades que son Zootrópolis o Vaiana.

Resultado de imagen de moana gif

Pero lo de Cómo Entrenar a Tu Dragón (y su secuela, aunque no tan buena) ha sido un espejismo en Dreamworks. Podrá liderar la taquilla, como ha hecho El Bebé Jefazo, pero su calidad artística ha decaído muchísimo (no me extraña que haya tenido que ser absorbida por el gigante  pero no tengo intención de ver ninguna de sus películas en pantalla grande por ahora.

Y Shrek 5 está prevista para 2019...

Si bien por otra parte, me da muchísimo miedo lo que está haciendo Pixar con las secuelas, estrenando este verano una más que innecesaria Cars 3, pero bueno, a ellos siempre les doy un voto de confianza. No hay punto de comparación con sus películas, aunque se están apuntando al tren de las Secuelas, con la buenas, pero levemente bajo del nivel que están acostumbrados, Monstruos University y Buscando a Dory.

Veremos como se desarrollan los acontecimientos...



Instagram

viernes, 20 de enero de 2017

Mejores Películas de 2016 (2ª parte)

Han pasado un par de semanas, pero aquí traigo mi Top 5, de las mejores películas estrenadas en 2016, donde se cuelan dos películas irlandesas.

5. La Doncella, de Park Chan-Wook



Chan-Wook vuelve al cine coreano después de su paso por Hollywood con la muy interesante Stoker, pero sin llegar al nivel de su trilogía de la venganza. La Doncella es lo más cerca que ha estado el director de recobrar el nivel de Oldboy, película que siempre recomiendo, de lo mejorcito del cine coreano.
Una historia ambientada en la Corea de mediados del siglo XX, en una casa señorial controlada por una mujer japonesa, que tomará a una joven coreana como doncella. Y asi se suceden giros de guión, muchos cambios temporales y flasbacks, pero que se entrelazan perfectamente al final.
 Park Chan Wook rueda así una de sus películas más personales y reivindativas, con una gran carga erótica bellamente filmada (atentos a esos momentos finales). 
Puede ser que cueste algo conectar con la película, pero al final se logra entrar en el juego de la película. Sin duda a los fans de este director les encantará. Una cinta diferente, original, que no es fácil de ver, pero ante todo bella.

4. La Habitación, de Lenny Abrahamson



Una de las pocas películas de los Oscar que se cuela aquí, llevándose Brie Larson un merecidísimo Oscar a la mejor actriz por su genial actuación. Imposible hablar aquí de la película sin destriparla, pero no es la "tipica película" ni sigue el típico nudo y desenlace.
Adpatada de un libro que perfectamente podría ser un caso real, es más alguno hay por ahí, es una película dura, que te deja muy mal cuerpo en su segunda hora, para luego comprobar que tampoco tiene un final feliz.
La dirección está cuidadísima, sin tener que recurrir a lo fácil y a lo cursiloide para llegar a emocionar (ejem, Juan Antonio Bayona, ejem) ayudado en parte por la fenomenal actuación del pequeño Jacob Tremblay (que en mi opinión no se llevó inmerecidamente una nominación al mejor Actor).
No es la típica película comercial, ni siquiera es la típica película rodada para ganar premios (ejem, La Teoría del Todo, La Chica Danesa, ejem). Me parece sincera.
Sé que a mucha gente esta película no le gusta nada, pero a un servidor le encantó

3. Sing Street, de John Carney



Segunda película irlandesa que se cuela aquí, además de Room. Es Inevitable enamorarse de Sing Street, de su espíritu ochentero, de la esencia irlandesa, del amor ingenuo de la juventud, de sus fantásticas canciones., y de la actuación de todos y cada uno de los actores de la película.
Un chaval irlandés tiene que ir a un nuevo estricto colegio, y decide montar una banda de música así de pronto, animado por su hermano, mientras la convivencia familiar se hace difícil. Y es que el personaje del hermano es genial, y es difícil no identificarse en algún momento con él.
Vale que es una feel-good movie que no tiene el guión más elaborado del mundo, y que el final sea aún más ingenuo y soñador, pero rebosa encanto y cine por los cuatro costados. Hacía muchísimo tiempo que no salía tan contento del cine, además de conseguir que estuviera cantando sus canciones unos cuantos días. 
Un canto a la nostalgia juvenil, nostalgia que pega fuerte, y el mejor musical del año.
No dudéis en verla.

2. Mustang, de Deniz Gamze Erguven



Esta peli es para los que despotrican contra el feminismo día a día, pero también contra aquellos que pregonan cierto relativismo peligroso. Una película que cuenta la historia de 5 hermanas que viven en la Turquía profunda, en un ambiente asquerosamente machista. Ante todo hay que decir que la película no está rodada por un homble blanco de occidente, sino por una directora turca, que se basa en una propia experiencia, para contar cómo la vida puede volverse una pesadilla para estas chicas, obligadas a seguir los dictados moralistas asquerosos, sin dejarlas elegir lo que quieren hacer con sus vidas.
Las actrices están fabulosas, y la directora maneja la cámara perfectamente, y no se alarga en exceso. Algunos diálogos son duros y geniales a la vez, y te acaban dejando mal sabor de boca. Que no ocurra aquí no significa que no ocurra.

PD: relacionado indirectamente, os invito a seguir e investigar la peligrosa islamización que está realizando Erdogan en Turquía, eliminando libertades, que no ayuda a la causa.


1. La Llegada, de Denis Villeneuve

Y mi película preferida de este año es esta película de ciencia ficción, de Denis Villeneuve, realizador de grandes films como Prisioneros o Sicario. La Llegada me gusta mucho, porque me parece la incursión más realista que se ha hecho nunca en el mundo de las "invasiones extraterrestres" y hay mucha política detrás de tema, de cómo los países intentan trabajar unidos. Y además no solo llegan a EEUU, así a lo bruto, conociendo el idioma, ni para destruirnos. 
No es la típica película. Es arriesgada, es original, y todo tiene su explicación, con una trama que a algunos le puede parecer lenta, pero que es bastante realista. Imposible no hablar de la genial actuación de Amy Adams, de los geniales efectos especiales, de la banda sonora de Johann Johannson, delicada y interviniendo sólo cuando es necesario, no interrum... (SUENA GOLPE DE SONIDO HANSZIMMERIANNO DE INTERSTELLAR)... piendo como otros. Y luego el final te deja tocado, fascinado y la sensación de haber visto una de las mejores películas de ciencia ficción de lo que llevamos de siglo.


No olvidéis comentar si créeis que se me olvida alguna o consideráis que alguna película sobra




Instagram