expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 31 de diciembre de 2016

Mejores Películas de 2016 (1ª parte)

El otro día os dejé lo peor, hoy vengo con lo mejor, pero dividido en 2 partes, al igual que el año pasado. Este año he podido ver más cine y se nota, y me fastidia dejar algunas fuera. Como ya digo son las que más me han gustado, las que más disfruté en el cine, o las que a mi parecer son las mejores. Curiosidad:  se cuelan dos películas irlandesas en la lista.

10. Hasta el Último Hombre, de Mel Gibson


Que no, que no estoy de broma, la última peli de Mel Gibson es de lo mejor que he visto este año en el cine, y tiene de las mejores escenas bélicas en lo que llevamos de siglo. La película de la historia de Desmond Doss, el primer objetor de conciencia de portador de armas en el ejército, podrá no ser perfecta, pero ante ese espíritu de cine de antaño, la fantástica dirección de Mel (aunque a veces puede que se le vea el plumero, en cierta escena con una diminuta biblia) y Andrew Garfield como el angelical Doss. La película va de menos a más, es cierto que al principio puede ser rutinaria, pero cuando llegan las escenas bélicas, Gibson nos da escenas crudas, muy bien rodadas, mostrando una batalla poco conocida en Japón, cuando la guerra estaba prácticamente ganada. La película podría estar más arriba, si no fuera por el tufillo Gibsoniano de algunas escenas y la previsibilidad del primer acto. Además el romance lo hemos visto mil veces ya. 
Pero resumiendo, Hacsaw Ridge es una muy buena película, que se llevará premios, y que deja muy buen sabor de boca.

9. Kubo y Las Dos Cuerdas Mágicas, de Travis Night


Kubo es sin duda la mejor película de los estudios Laika. Después de las cumplidoras, pero olvidables Los Boxtrolls y El Fantástico Mundo de Norman, hacen una bonita historia ambientada en el Japón Medieval, como una leyenda antigua, no muy complicada, preciosa en lo visual, con el mejor stop-motion que se ha hecho jamás, y logrando que unas figuras de plastilina tengan más expresividad que muchos actores, gracias al genial doblaje en versión original. Hay gente que dice que le parece que la historia es flojísima y que por eso no fue al cine a verla mucha gente. En mi humilde opinión es una película muy bella en ocasiones, sin ser descaradamente comercial e infantil y que se atreve a arriesgar, a diferencia de por ejemplo Mascotas. Incluso yo salí más satisfecho con esta película de animación que con Buscando a Dory.
Kubo es una historia que atrapa, una película de aventuras que parece sacada de una década anterior, y que no buscó romper la taquilla, pero que sin duda, nos hace darnos cuenta que Laika está ahí.

8. Your Name (Kimi No Na Nawa), de Makoto Shinkai

Película de animación nipona que ha destrozado la taquilla en Japón, estando 12 semanas como nº1, y que también está arrasando en China. Desgraciadamente no hay fecha de estreno en España, y cuando llegue no creo que su distrubuidora se atreva a publicitarla mucho y a colocarla en muchas salas, sin embargo en Francia logré ir a un prestreno en VO con una sala llena, algo impensable en España.
Your Name nos cuenta una historia de dos adolescentes en Japón entre Mitsuha y Taki, cuyos destinos se verán entrelazados de manera inevitable e inesperada. Con este bellísimo fil, Shinkai demuestra que puede llegar a ser el nuevo Mamoru Hosoda (que este año nos regaló también la genial El Niño y La Bestia). Shinkai demuestra que sabe utilizar bien la música cuando toca, que se puede hacer una historia bonita con toques fantásticos sin caer en lo cursi, y en jugar con los saltos temporales sin hacer (casi) trampas con el guión. Una película imprescindible para los fans del anime, o directamente de los que buscan cine diferente. PD: Fui uno de los pocos que no lloraba a mares en la sala con el final de la película.

7. Carol, de Todd Haynes


Carol es una de las películas más bellas del año, y una de las más nominadas a los Oscar, debiendo haberse llevado alguno más. No es cine romántico típico, ni nada comercial, llegando la película a ser un pelín lenta en algún momento, pero esta narración pausada es necesaria para contarnos esta historia de amor de mediados del S. XX. No tiene una historia original ni nada chocante, pero Haynes rueda la película con delicadeza, jugando con los planos, con una fotografía genial, así como una de las mejores direcciones del año, además de una de las mejores bandas sonoras en mucho tiempo. La genial partitura de Carter Burwell le da muchísimo a esta película, dejando escenas que se quedan en la retina. 
Resumiendo: una historia de amor que a la vez es original y deja sensación de Dejà-Vu, bellísima en lo visual, y que con las fantásticas interpretaciones de Cate Blanchett, y una descomunal Rooney Mara que mereció más en los premios. (Si bien es cierto que, comprendo que esta película no guste a todo el mundo)

6. Crudo (Grave) de Julia Ducornau


No sabría muy bien como definir esta película, vista en Sitges este año, y que se ha llevado muchos premios en muchos festivales internacionales, incluyendo la ciudad francesa donde vivo, donde la pude ver. Con fecha de estreno en España para Abril, Grave es cine distinto, cine arriesgado, provocador, con toques de gore, con mucho de comedia negra a veces, y que vendría a contar la entrada en el mundo universitario de forma, bueno, digamos particular.
Garance Marilier está fabulosa como Alexia, y Ella Rumpf como su hermana, dejándonos diálogos muy ácidos, con mucha mala leche, contándonos una especial relación entre hermanas en un Colegio Mayor, y la convivencia de los estudiantes. Crudo es una película que habla de los instintos más profundos, del desarrollo al salir de casa, y también es una comedia gore con algún momento que puede llegar a ser algo ridículo o asqueroso, pero aun así, a un servidor le encantó disfrutar en el cine. Como la cinta anterior, esta película tampoco se la recomendaría a todo el mundo, pero a mí no se me olvidará en mucho tiempo...

Mi top 5  vendrá uno de estos días por aquí. No olvidéis comentar vuestras impresiones sobre esta películas o si os aventuráis a adivinar mi top 5. Feliz año de cine



Instagram

viernes, 23 de diciembre de 2016

Peores Películas de 2016

El año pasado la dejé para Enero, pero me apetece continuar la tradición del blog, en el que este año apretado apenas he escrito. Como siempre, aviso que no he visto tanto cine como me gustaría (aunque cada vez veo más) y que sé que voy a poner alguna película que la gente adora. Y como en 2014 voy a poner 6 películas en lugar de 5.

6. Swiss Army Man, de Dan Kwan y Daniel Scheinert


La inmerecida ganadora del Premio a la mejor película de 2016 es una comedia absurda que al parecer, a (casi) todo el mundo le ha encantado. A la crítica, al típico cinéfilo gafapasta, que dice que es una bella oda a la incomprensión y a la amistad. Yo no la soporté.
 El humor abusrdo no me disgusta, pero esta película sólo hace gracia cuando recurre a la escatología y al humor sexual. Vale que no tenga sentido y que las reacciones de los personajes son completamente inverosímiles, pero no intentes dar aires de trascendencia a tu film, intentando imitar los tics indies de Wes Anderson. No conecté en ningún momento con la película, y los últimos estúpidos veinte minutos, que dan vergüenza ajena, dejan claro que los directores no sabían qué hacer con el final de la película. Comedia absurda experimental no está más abajo por las interpretaciones de Paul Dano y Daniel Radcliffe. SPOILER: Eh, mírame, me tiro mil años recreando una escena de la tía de la que estoy ENFERMAMENTE obsesionado en lugar de buscar la civilización. Eh, las erecciones de los putos zombies siempre marcan el norte, eso lo sabe todo el mundo

5. Expediente Warren: El Caso Enfield, de James Wan


Si ya la primera no me pareció gran cosa, porque no aportaba nada nuevo, esta secuela es completamente prescindible y en muchos momentos ridícula, a pesar del entusiasmo general y de las buenas críticas.
En primer lugar, el argumento es el mismo que hemos visto en cientos de películas de terror: entes extraños que atemorizan a los residentes de una casa, y llaman al matrimonio Warren. Originalidad cero, tanto en la premisa como en el desarrollo. En segundo lugar, la pretensión de la película de ser verosímil, empezando por un "Basado en Casos Reales" y finalizando con la desfachatez de poner las "grabaciones originales de los entes de ultratumba" que grabaron en la vida real, incluso quejándose como en la primera entrega de los escépticos. Que sí, que todo lo que contáis es verdad, claro... Y luego tenemos las fantásticas interpretaciones, y los sustos con golpes de sonido fuertes como en cualquier mediocre película de terror comercial. En fin. SPOILER: Está claro que la monja diabólica te va a revelar cómo matarla al principio de la peli, y que el marido va a descubrir la verdad JUSTO CUANDO el tren va a salir, poniendo las grabaciones al revés JUSTO CUANDO se dice el mensaje clave y rescatan a la niña JUSTO CUANDO está a punto de morir. Bravísimo, James Wan.

4. Cazafantasmas, de Paul Feig


Yendo por delante que la película original de los ochenta no me pareció gran cosa, este reboot ha sido de lo peorcito del año. Sé que era una idea arriesgada y atrevida, pero claramente fallida. Primero, a veces la película no sabe si quiere ser un remake o un reboot. A veces imita la película original y otras veces se aleja. La actriz prota hace lo que puede para salvar el pastel, pero el resto son personajes llenos de estereotipos y que intentan hacer gracia cada dos por tres pero (¡Sorpresa!) los chistes son malísimos. Por otra parte es verdad que poner a un tío como Chris Hemsworth de idiota es divertido, pero ante tantos intentos de hacer reír fallidos, esos intentos a la desesperada de homenajes a la película original, esos cameos horribles de los actores originales, y tantas escenas de vergüenza ajena, el resultado es un bodrio importante, por mucho que algunos (y algunas) se empeñen en que es buena película por cuestiones reivindicativas. Por último añadir que no he visto una película con un product placement tan descarado desde Jurassic World. Véase a Kristen Wigg comiendo Pringles cuando un fantasma las ataca. Una película muy estúpida

3. Warcraft, de Duncan Jones


Esperaba muchísimo más de esta adaptación del famosísimo videojuego para PC, pero la maldición no se ha roto: No ha habido una buena adaptación cinematográfica de un videojuego, y tampoco creo que Assassin's Creed vaya a romper esa racha. El problema es que Duncan no sabía si hacer una película para todos o solo para los fans. Y eso que el comienzo de la película promete mucho, pero cuando vemos a los personajes, sobre todo los humanos, algo falla. Nos dan igual, parecen super forzados, y que maten a un personaje que ha salido hace 2 minutos e intenten hacerlo dramático no ayuda. Además tenemos una historia de amor inverosímil, LAS ÁGUILAS, y muchos elementos casi copiados del Señor de los Anillos. Muuchas interpretaciones dan pena de verdad.
 A mucha gente le gustó la peli, pero a mí me dio la sensación de película fallida, sobre todo en la última media hora, con un final demasiado abierto, demasiado descarado, vaticinando las secuelas, que no llegarán. SPOILER: El hijo al que matan es como "Ok". El duelo final es la peor pelea que he visto en mucho tiempo. Y de nuevo... LAS ÁGUILAS

2. Batman Vs Superman, de Zack Snyder

El mayor fanfic peor escrito llevado al cine. Una película donde sorprendentemente, lo peor no es Ben Affleck, que salva es culo, sino el guión, que sin llegar a ser el desastre que fue Escuadrón Suicida (luego vamos con esa) hace aguas por todas partes. ¿Por dónde empezar sin hacer spoiler? Nah, a la porra SPOILERS: La forma en que Batman y Superman se enemistan está cogidísima por los pelos. Que no, que no hay quién se la crea. "Superman es una amenaza, tengo que detenerle porque... sí". No hablemos de la horrible interpretación de Jesse Eisenberg como Lex Luthor y su ¿plan? para que Batman y Superman luchen. Lex Luthor no es el Joker, Jesse... Y si todo sale mal, mezclaré un cadáver de un habitante de Krypton con mi sangre en una nave alienígena para crear un puto monstruo casi invencible, claro que sí. Y metemos a Wonder Woman con calzador, cuando Bruce va a robar discos duros que no están NADA vigilados y al final. Y cómo no hablar de "EH, QUE ESTAMOS A PUNTO DE MATARNOS, PERO NUESTRAS MADRES SE LLAMAN IGUAL, VAMOS A SER SUPER AMIGOS XDDDD". Y "matamos" a Superman, claaaaron. Zack, que no tío, que no, que este no es el camino.

MENCIONES HONORÍFICAS: La Quinta Ola, de J Blakeson, Joy, de David O. Russell, Ice Age: El Gran Cataclismo, de Mike Thurmaier, y Galen T Chu, e Infierno Azul, de Jaume Collet Serra

1. Escuadrón Suicida, de David Ayer

No, no he acabado con DC. Si con Batman Vs Superman tenía ya el presentimiento que iba a ser mala, tenía fe en Suicide Squad. Joder, vaya tráiler sacaron con todos los personajes al ritmo de Bohemian Rhapsody, pero Suicide Squad nos mintió. El Joker es un secundario al que el montaje cortó escenas. Sí, ese montaje caótico, ese rodar escenas una y otra vez y no saber que hacer con el guión, y así nos sale un ñordo importante como Suicide Squad, donde una hora se nos va en presentaciones de los personajes, que intentan ser graciosas, y en Annalis... digo Viola Davis intentando convencer al gobierno que una serie de delincuentes puede salvar el mundo. ¿Para qué poner a un soldado super entrenado a luchar contra un villano super poderoso si podemos poner a una puta psicótica ligerita de ropa (porque hay que dejarles escoger vestuario también) que se defiende con un puto bate?¿Dónde está la coherencia narrativa, las buenas interpretaciones, el intento de hacer una buena película? Poner a todos en un puto pasillo donde al final hay un boss, al puro estilo de videojuego malo como Final Fantasy XIII no funciona. Y poner a Jared Leto de secundario, destrozando al Joker en tres escenas no ayuda. O lo pones, o no lo pones. Resumiendo, la mayor decepción y el mayor bodrio del año, en mi humilde opinión.
Y eso es todo.



No olvidéis comentar si creéis que me he dejado alguna película ;)
Instagram

lunes, 19 de diciembre de 2016

El artista y su obra

El otro día leí un par de tweets que me llamaron la atención. Uno de ellos decía que "Qué asco pasar por una librería y ver en el escaparate el libro de Reverte y que la gente lo compre". El otro decía que no te podían gustar las películas de Disney si te considerabas anti-racista y feminista, y que su ideología estaba muy presente en todas sus películas en as películas antiguas.

Sinceramente pienso que siempre debe haber una distinción entre el artista y su obra. ¿Nos puede gustar y hacernos disfrutar un libro, una obra musical o una película, aunque la persona que esté detrás sea un desgraciado o un retrógrado?. Par mí desde luego que sí, hay muchos casos en los que eso ocurre. Pérez-Reverte podrá soltar muchas burradas, pero no voy a mirar mal a la gente porque lea sus libros (aunque personalmente me he leído los dos primeros de Alatriste y no me convencieron). El ejemplo más claro lo tenemos en Wagner, quién era un desalmado antisemita y era desagradable y prepotente delante de todo el mundo, vamos, un indeseable. Pero el cabrón hacía unas obras musicales impresionantes.
Por otra parte, son innegables los claros y oscuros de Walt Disney. Que era un genio emprendedor y se rodeó de los mejores para crear un imperio es cierto, al igual que era antisemita, misógino y demasiado exigente con sus empleados. Llego a colaborar en la Caza de Brujas con J. Edgar, buscando a izquierdistas dentro de su empresa. No obstante, ¿cuantas películas no estaban impregnadas en aquella época de la misoginia, el machismo y el racismo que existía en aquella época en EEUU? No creo que disfrutar de películas como Cenicienta o Vaiana (muy recomendable, por cierto) te convierta en una "mala persona" como algunos se empeñan en redes sociales.

Otro caso flagrante es el de Clint Eastwood, republicano radical que dice que los que no se atreven a votar a Trump son "nenazas", pero el tío es un actor y director genial. O Mel Gibson, cuya última película es muy buena, aunque su ideología esté detrás todo el tiempo. O Orson Scott Card, escritor de El Juego de Ender, que me parece un libro genial, es un homófobo de cuidado.

Y me gustan sus obras, y reconozco su talento, aunque no me gusten esas personas. Una cosa es el artista y su persona, y otra es su obra.


Instagram