expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

sábado, 16 de noviembre de 2013

Publicidad y Propaganda

Estamos a mitad de Noviembre. Llego a casa, pongo la tele y sí... Ha llegado ese día. El día en que empiezan a bombardearnos con publicidad para Navidad. Anuncios de juguetes en cualquier momento (incluso en intermedios de series como Padre de Familia) o anuncios de perfumes, de esos que con ver los primeros 2 segundos sabes que son de perfumes. La música calmada de cuerda, la chica mona, la cámara lenta y el mensaje "En Français". Luego vas por la calle y ya ves incluso en algunas tiendas que ponen adornos de Navidad! Y no digamos en Mercadona!
¿Realmente esto es necesario? Pues desde el punto de vista de un economista sí, porque si no funcionara no estaría. No tengo ni idea de cómo puede la publicidad llegar a afectarnos tanto sin darnos cuenta. Ya parece que lo primero que se piensa en Navidad es comprar, comprar y comprar, que es precisamente lo que ellos quieren. Y nosotros funcionamos así. No me pongo en plan religioso(¿ Qué hubieran tomado como excusa las empresas para que la gente haga un gasto todos los años así por las buenas de forma periódica?), ni comunista diciendo que la Navidad es algo indispensable para el capitalismo(que también). Simplemente os invito a pensar un poco de cómo la sociedad manipula a mucha gente... Me impresiona.
Si algo es cierto es que ha coincidido con la llegada del frío, ¿ Donde está el otoño?

Luego ve uno en la tele el anuncio de Loterías(¿ Cuánto habrá costado ese anuncio? Por favor es horrible) y se acuerda de aquellos anuncios del Calvo, con la música de Cinema Paradiso, el último día de cole antes de las vacaciones, esa ilusión infantil que solo aparecía por Diciembre a nada comparable(Que para mí, dificilmente volverá) y se acuerda uno de qué era el verdadero sentido.

Instagram

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada